El propóleo y el polen nos protegen de radiaciones nocivas

A la larga lista de beneficios que nos aportan el propóleo y el polen de abejas podemos añadir que nos ayudan a protegernos de la exposición a distintas formas de radiación y a los contaminantes químicos: tanto de sus efectos secundarios acumulativos como de la disminución de substancias vitales para nuestro organismo, como anticuerpos o nutrientes en sangre.

Diferentes estudios sugieren que el propóleo puede proteger nuestro organismo de los efectos dañinos de radiaciones radioactivas, ultravioletas y electromagnéticas porque el propóleo puede prevenir el daño que la radiación causa en los cromosomas y en el ADN de los leucocitos

propoleoEn los últimos años hay un interés especial por investigar componentes que sean de origen natural con capacidades radioprotectoras, efectivos y no tóxicos, debido al uso cada vez más extendido de diferentes tipos de radiaciones ionizantes (rayos X, rayos gamma, etc.). El propóleo se presenta prometedor porque presenta algunas características ventajosas: es antiinflamatorio, antimicrobiano, anticarcinogénico y tiene la capacidad de eliminar radicales libres. 

Se ha estudiado el valor de tomar propóleo antes de someterse a dosis terapéuticas de radiación por la capacidad que tiene de reducir la radioepitelitis (la inflamación del tejido epitelial debida a la radiación) o de tomar extracto acuoso de propóleo para la inflamación de las membranas mucosas de la boca (la mucositis es un efecto secundario de la radiación).

Hay otras exposiciones más comunes a la radiación en las que el propóleo se ha mostrado efectivo para prevenir sus efectos dañinos:

  • La exposición solar que aumenta las alergias y cánceres de piel.
  • Las radiaciones electromagnéticas de los móviles que pueden causar incremento en la concentración de radicales libres y estrés oxidativo de los tejidos

Este efecto protector se atribuye a su capacidad de eliminar los radicales libres, a su gran habilidad antioxidante y a la capacidad de activar de forma equilibrada el sistema inmune.

Polen1En cuanto al polen, existe un estudio muy interesante en 25 mujeres que habían sido tratadas de cáncer de útero no operable, que muestra que reduce de forma significativa los efectos secundarios de la radioterapia con radio y con cobalto 60.

Las mujeres que tomaron polen mostraban mejor salud y una respuesta más fuerte de su sistema inmunológico. También mostraron un beneficioso aumento en el recuento de glóbulos blancos y rojos y en los niveles de proteínas en sangre. Mayor sensación de bienestar y fuerza en general y menos nauseas o pérdida de apetito. (La dosis diaria de polen que tomaron para este estudio es 20 gramos o el equivalente de 2 cucharadas de café colmadas).

El que haya estudios sobre el propóleo y el polen no significa que la medicina oficial los considere concluyentes y los reconozca como tratamientos válidos sino más bien como simples alimentos o suplementos alimenticios con mayor o menor valor. 

Referencias:
– Hedera, Health from Nature: Propolis and Radiation
– PubMed: The use of aqueous propolis extract against radiation
– IAEA INIS: Protective effect of propolis on radiation-induced chromosomal damage on Chinese hamster
– Natural News: Protect your family from radiation exposure with superfoods
BeePollen Buzz.com: More Health Benefits of Bee Pollen

 

Receta casera para un bálamo labial de miel

La cera de abeja y la miel han formado parte de bálsamos y ungüentos de belleza para los labios desde hace mieles de años. Hoy en día existen infinidad de bálsamos labiales a la venta pero muchos contienen una buena parte de ingredientes químicos. Si quieres tener un producto totalmente natural, con propiedades nutritivas, suavizantes y protectoras y sin residuos tóxicos,  una de las opciones es elaborarlo tú mismo, no es difícil.

miel¿Qué diferencia hay entre un bálsamo de cera de abeja y un bálsamo de vaselina?  La vaselina es un subproducto del petróleo y cuando la ponemos sobre la piel no la deja respirar, así que al principio puedes sentir los labios suaves pero se secarán en seguida. La cera de abeja, en cambio, hace una película protectora que mantiene los labios hidratados al tiempo que respiran.

Hoy os propongo una receta tradicional para hacerlo en casa y mi consejo es que, ya que te tomas el trabajo de hacerlo, elijas ingredientes de mucha calidad y preferiblemente ecológicos.

___________________________________________________________________________________________________

Ingredientes:

  • 5 g de cera de abeja ecológica
  • 15 g de aceite vegetal de primera presión en frío: nuez de albaricoque, sésamo u oliva
  • 1/2 cucharada de café de miel de brezo ecológica
  • 1 gota de aceite esencial de lavanda, naranja o mirra (opcional)
  • 1 perla de vitamina E para evitar la oxidación del aceite (recomendado)

Elaboración: 
En un bol de barro o de cristal se pone el aceite, la vitamina E y la cera de abeja en pequeños trozos y se funde al baño María de la siguiente forma: poner al fuego un cazo bajo con agua y cuando hierva se apaga y se mete el bol en el que tenemos la mezcla (lo hacemos así para someter el aceite a la menor temperatura posible).

Se va moviendo con un batidor y en cuanto la cera se haya fundido se saca del baño María y se remueve enérgicamente durante unos 3 minutos, incorporando la miel antes de que se endurezca. Para que se enfríe más rápido se puede meter el bol, mientras se remueve la mezcla,  en un cuenco con agua fría y unos cubitos de hielo.

Se remueve hasta homogeneizarla por completo, se añade el aceite esencial si se quiere y se remueve otra vez bien. Se mete con la ayuda de una espátula en un tarro limpio de 20 ml y se deja sin tapar ni mover hasta que se haya enfriado.

balsamo-labial2

Antes de empezar a trabajar: hacerlo en un sitio limpio, lavarse bien las manos, desinfectar todos los utensilios con alcohol y tener todo lo que vayas a usar al alcance de la mano.

Cómo elegir una buena cera de abeja: debe ser de producción artesanal y perfume aromático. Si tienes problemas para encontrarla también puedes usar la cera de una vela de miel de las que venden en las ferias artesanales, lavándola bien con agua y un poco de alcohol para quitarle el polvo que pueda tener.

Si se queda demasiado duro o demasiado blando: se puede volver a calentar un poco al baño María y añadir más cera o aceite vegetal según se necesite.

___________________________________________________________________________________________________

Si quieres aprender más sobre cómo hacer tu propia cosmética casera con productos de las abejas y vives en Madrid puedes hacerlo en el taller práctico que daré el día 31 de mayo en Fuentes & Bonetillo.

También puedes encontrar bálsamos 100% naturales en la abeja egipcia:
Bálsamo labial con cera ultrafina de opérculo
Bálsamo de propóleo de los Pirineos

Cómo hacen la miel las abejas

Como narración visual adjunto muestra de la nueva serie de fotografías
de Eric Tourneret titulada Flying Honeybee & Special Effect 

¿Por qué las abejas almacenan miel?
Porque las abejas, a diferencia de otros insectos, no hibernan y necesitan mantener el calor en la colmena con su propio cuerpo lo que supone un considerable gasto de energía, o sea de miel.

Por eso, ahora que las flores inundan el campo, trabajan incansables para hacer el mayor acopio posible, no solo de miel: también recogen polen para alimentar a la cría, agua y resinas.

 

  • El polen lo depositan en una celda limpia y vacía y las abejas nodrizas lo presionan para sacar el aire y regurgitan sobre él un poco de miel que inhibe la germinación y lo protege de bacterias.
  • El néctar lo consumen directamente mientras está disponible y también lo maduran en miel para su almacenaje. Una abeja lo trabaja en su boca durante 20 minutos para reducir su contenido en agua mientras añade encimas que transforman los azúcares y peróxido de hidrógeno que evita su deterioro. La miel se almacena en celdillas selladas con cera para evitar que absorba agua.
  • El agua la emplean para pulverizarla sobre los panales del nido cuando hace calor y para que cuando no hay néctar las nodrizas puedan diluir la miel dura y preparar la papilla de la cría. Las resinas de las exudaciones de los árboles las recogen para elaborar el propóleo .

En un vuelo estándar una abeja recolecta solo 30 mg. de néctar o agua y 15 mg. de polen o resina pero son varios miles de abejas  haciendo múltiples viajes cada día, por lo que la cantidad de provisiones que puede recolectar anualmente una colmena es impresionante: 20 Kg. de polen, 120 Kg. de néctar, 25 litros de agua y unos 100 g de resina. 

 

 

La mayor parte del polen y néctar lo consumirán en los meses de primavera y verano, cuando la colonia es más numerosa:
– Criar a una abeja requiere 130 g de polen x 150.000 abejas / temporada, que da un presupuesto anual de polen de 20 Kg.
– Consumirán unos 70 Kg. de néctar para proveer de alimento a las crías, mantener caliente el nido y como combustible para la operación de recolección.
– Los otros 50 Kg de néctar se convierten en 20 Kg. de miel. En invierno la colonia produce unos 40 vatios de energía calorífica que les impide perecer (incluso a -30ºC en el exterior). El coste energético de esa operación es de 1 Kg. semanal.

La naturaleza no provee a una colonia de una fuente de alimento constante, hacen frente a periodos de carencia total y a momentos de súper abundancia. Para poder adaptarse a esto la colonia mantiene almacenadas grandes cantidades de alimento para los momentos de carencia y dispone de una gran fuerza operativa que puede acudir cuando hay una floración abundante. Necesitan conocer bien las fuentes de alimento de su entorno y usar inteligentemente a sus recolectoras, conseguir alimentos con la correcta mezcla nutricional y hacerlo rápido porque el entorno es muy cambiante.

Almacenar todo ese alimento requiere una producción suficiente de panales de cera y eso también tiene un coste energético elevado (al menos 6 g de azúcar por cada gramo de cera sintetizado) por lo que construyen según necesitan y controlan muy bien cuales son las necesidades reales, malgastar energía no es su estilo.

 

Estos son los datos de una colonia silvestre; en Apicultura la producción es más alta ya que todo lo que nosotros recojamos para nuestro consumo se tiene que sumar a estas cifras. Un buen apicultor les facilita el trabajo para que no gasten tanta energía y puedan producir más (en el vuelo a las flores porque las acerca a las distintas floraciones, en sobrevivir al invierno porque les busca un lugar cálido y protegido,etc.), pero nunca les quita el polen que necesitan, ni les cambia la miel por azúcar en invierno, ni les hace viajar miles de kilómetros para explotar monocultivos …

 Notas tomadas de The Wisdom of the Hive 
de Thomas D Seeley

Beneficios de la Jalea Real contra el envejecimiento

Tradicionalmente recurrimos a la jalea real cuando nos sentimos sin fuerzas, estresados, deprimidos, con las defensas bajas, con anemia o algún tipo de carencia nutricional o cuando tenemos que hacen un gran esfuerzo físico o intelectual. Pero no todos saben que la jalea real es un extraordinario anti-edad natural que nos ofrece la naturaleza. 

jalea real pura

 

No hay ninguna otra substancia que iguale su densidad en componentes para la regeneración de las células y del cuerpo, a pesar de que, como dije la semana pasada, todavía hoy no conocemos completamente su composición.

La jalea real nos ofrece la gama más impresionante de químicos biológicos encontrados en un solo alimento – las mismas substancias de las que están hechas las células y con las que se da la vida: hormonas, neurotransmisores, encimas, aminoácidos, immunoglobinas, precursores del colágeno, ácidos hidroxy, vitaminas B, vitaminas liposolubles y minerales. 

Estas substancias podemos asimilarlas fácilmente y de forma natural porque la jalea real es un alimento, el cual nos llega además predigerido por las abejas. Veamos las más importantes por su función anti-edad, tanto en los órganos como en la piel:

  • La jalea real real es rica en ácidos nucleicos (ARN y ADN) necesarios para reparar las células, pues son el código genético que gobierna la vida.
  • Entre sus ácidos grasos contiene fosfolípidos, necesarios para la regeneración de  los nervios y la formación de células grises es la única fuente significativa de acetilcolina, un importante neurotrasmisor que necesitamos para transmitir los impulsos nerviosos desde el cerebro y la médula espinal. 
  • También contiene una generosa cantidad de elementos precursores del colágeno (la proteína básica que compone la piel) a los que se considera el ingrediente de belleza en la jalea real.
  • Es un verdadero concentrado vitamínico, con todas las vitaminas B conocidas y especialmente la fuente natural más rica que conocemos de ácido pantoténico (vitamina B5)  el cual es indispensable para mantener la vida: lo encontramos en las células del cerebro, del hígado, de los riñones y de los músculos, donde es esencial para que se produzca el metabolismo que nos permite asimilar los nutrientes de los alimentos.
  • Este ácido también es necesario para producir las hormonas reguladoras del estrés en las glándulas suprarrenales y como plus mantiene la salud del cabello, las uñas y la piel.
  • La jalea real tiene un efecto benéfico sobre las hormonas gracias a su riqueza en más de 50 ácidos grasos esteroides naturales (incluida testosterona y estrógenos) que funcionan como un lubricante hormonal.
  • Destaca especialmente la presencia de estradiol en una forma altamente asimilable por nuestro organismo: el ácido 10-hidroxi-2-decenoico (10-HDA), un ácido que solo encontramos en la jalea y que actúa como una prehormona nutriendo a las glándulas para que puedan producir las hormonas requeridas. Y los factores hormonales juegan un papel clave en el envejecimiento de la piel, sobre todo en las mujeres adultas que pueden envejecer más rápidamente debido a la disminución de estradiol en la sangre.

Vuelvo a insistir en la importancia de la calidad, especialmente de una substancia tan compleja y frágil como la jalea real…

jalea real en la abeja egipcia

Jalea real, potente y misteriosa

Jalea real potente y misteriosa

La jalea real, reputada por su gran poder regenerador físico y mental, sus virtudes calmantes y su capacidad de estimular el sistema inmunológico, es una de las substancias más ricas que podemos encontrar en la naturaleza.

Su composición es muy compleja y aun no se conoce al completo como tampoco se entiende bien su actividad biológica, en nosotros o en las propias abejas. De lo que conocemos destaca la presencia de todos los aminoácidos esenciales para el ser humano, su riqueza en vitaminas, especialmente del grupo B, oligoelementos y un número de ácidos grasos, con estructuras inusuales y bastante únicas en el reino vegetal y animal, que tienen mucho que ver con su valor biológico.

La jalea real es el único alimento que recibe la reina siendo responsable de su enorme fertilidad contra la esterilidad de las demás abejas (cuando la una y las otras son genéticamente idénticas) y dotándola de una longevidad única entre los insectos e infinitamente superior a la de sus hermanas (5-7 años contra 40 días). Y aun hoy, a pesar de numerosos estudios, seguimos sin conocer exactamente cómo funciona ni qué es responsable de su impresionante efecto en la reina.

De su efecto en nosotros, aun hay más estudios y más dudas pero no necesitamos esperar a entenderla completamente para beneficiarnos de ella, podemos sencillamente tomarla y observar que bienestar nos aporta. Para ello es importante elegirla con cuidado:
La jalea real es comparable a una leche y su calidad depende de las condiciones de vida y de la alimentación de las abejas. Igual que el estrés de una madre puede modificar la calidad de su leche, es importante que las abejas no estén estresadas ni maltratadas o alimentadas con jarabes de glucosa o subproductos de los cereales. También es muy importante el rigor en la extracción y conservación de la jalea ya que es una substancia frágil que se oxida fácilmente.

¡Poca y buena es el mejor consejo que puedo daros!

 En la abeja egipcia: preparado dinamizado de jalea real bio 10 ampollas

Receta de colirio natural para los ojos irritados

 

Colirio natural para calmar los ojos irritadosAlergias, falta de sueño, contaminación, la pantalla del ordenador o la luz solar fuerte pueden irritar  y enrojecer nuestros ojos con más o menos frecuencia.

Para estas molestias o para pequeñas conjuntivitis os recomiendo un remedio clásico a base de miel y manzanilla para lavar los ojos 1 ó 2 veces al día. El uso de la miel para el cuidado de los ojos es milenario y hoy en día sabemos que es especialmente valiosa por sus propiedades antibióticas naturales. La manzanilla es antiinflamatoria y antiséptica y su empleo en los ojos también nos viene de antiguo… ahí va la receta:

Colirio natural de miel para ojos irritados

 

  • 1 cucharada sopera de manzanilla
  • 1 cucharada de café de miel cruda 
  • 2 tazas de agua

Verter el agua hirviendo sobre la manzanilla y dejar reposar durante 5 minutos. Cuando la temperatura es inferior a 40ºC se añade la miel y se remueve suavemente con un palo de madera. Cuando esté tibio se cuela y se irrigan los ojos con el preparado.